Efectos de la Corrosión

Es común encontrar en nuestras industrias serios daños provocados por la corrosión en los aceros. Generalmente éstos surgen por fallas en la definición inicial de la protección contra la corrosión a utilizar.

Existen múltiples formas de proteger al acero frente a la corrosión, la correcta elección de un sistema de protección, dependerá de factores tales como el costo de inversión inicial en protección, tiempo para el primer mantenimiento, vida útil del proyecto, entre otras.

Para maximizar los recursos, con costos de ciclo de vida mínimos, es fundamental conocer las características del ambiente al que se exponen las estructuras. Existen herramientas como la norma UNE ISO 12944-2:1998, que clasifica los ambientes corrosivos en seis categorías, dando ejemplos y velocidades de corrosión mínimas y máximas para acero desnudo y zinc.

Los recubrimientos protectores son una barrera que evita el contacto del acero con el medio corrosivo, en este sentido, se tienen las alternativas de pinturas y recubrimientos metálicos como el galvanizado, que pueden entregar una protección adicional del tipo catódica o de sacrificio.


Al considerar los datos entregados por las normas que clasifican ambientes corrosivos (ver tabla), se puede predecir que una estructura protegida con galvanizado estándar tendrá una durabilidad mayor a los 100 años en ambientes de baja corrosividad hasta valores de aproximadamente 10 años en ambientes de corrosividad elevada (ver gráfico).

Si el proyecto tiene un horizonte de vida útil mayor a la protección que entrega el galvanizado en zonas costeras e industriales de elevada corrosividad, en dichas áreas un sistema Duplex puede proveer una efectiva protección contra la corrosión. Los sistemas Duplex se originan al aplicar pintura sobre recubrimientos galvanizados, en ellos se observa que, aunque la humedad penetre a través de los poros y microgrietas de la pintura, ésta dará lugar a la formación de productos de corrosión de cinc compactos y adherentes que rellenan las grietas, prolongando la duración de la película de pintura.

Conscientes de la realidad en la gran mayoría de los proyectos industriales en Chile, y basados en los más de 20 años de experiencia, B.Bosch desarrolló un modelo que busca minimizar el impacto de la corrosión en las empresas.

Lo anterior toma relevancia si se consideran no sólo las estructuras metálicas, sino también el impacto en los procesos productivos (paradas de planta) y las personas que circulan dentro de las mismas. De
esta manera, al integrar estos factores, la corrosión pasa a ser un ítem crítico dentro de un proyecto.

Un punto clave dentro de la selección de esquemas de protección, son los costos asociados a éstos. En este sentido, existen innumerables formas de evaluarlos:

– Costos Directos (pintura, galvanización, arenado, granallado entre otros); Costos Indirectos (paradas de planta, accidentes, contaminación, entre otros); Costos de Ciclo de vida Inicial y Mantenciones.

A continuación, podrá encontrar algunos gráficos de costos comparativos, si se considera la inversión inicial y el costo de ciclo de vida de un recubrimiento.

Recent Posts

Start typing and press Enter to search