¿Por qué Galvanizar?

 

Más de cien años de experiencia  en la utilización del acero galvanizado en todo el mundo han permitido conocer con bastante exactitud la durabilidad de la protección que proporcionan los recubrimientos galvanizados en caliente.  Así, por ejemplo, un recubrimiento galvanizado de espesor medio (85 micras) puede proteger a las piezas y materiales férreos sin necesidad de mantenimiento durante más de 100 años en atmósferas rurales (C2, C3), entre 20 y 40 años en ambientes urbanos o costeros de baja salinidad (C4), y entre 10 y 20 años en ambientes industriales o costeros de salinidad alta (C5).

NCh3348/1:2014 (cuadro y cita de norma)

Los recubrimientos galvanizados protegen al acero de dos maneras distintas: constituyendo una barrera que se desgasta a una velocidad 10 a 30 veces inferior a la del acero; proporcionando protección catódica a las pequeñas zonas que puedan quedar desnudas (bordes de cortes o taladros, arañazos, etc.), sacrificándose e impidiendo por tanto que en estas mismas zonas desnudas se forme óxido de hierro, principal causante del fallo de las pinturas (el óxido de hierro es más voluminoso que el hierro, causando el desprendimiento de la pintura y, por tanto, acelerando su oxidación, cosa que no sucede con el recubrimiento por zinc).

 

A diferencia de la pintura, en el proceso del galvanizado la totalidad de la superficie queda recubierta, tanto interior como exteriormente. Igualmente ocurre con las rendijas estrechas, los rincones y las partes ocultas de las piezas, que no quedan bien protegidas por otros tipos de recubrimientos.

El proceso de la galvanización produce un recubrimiento de zinc que está unido metalúrgicamente al acero de base a través de una serie de capas de aleaciones zinc-hierro. No existe ningún otro recubrimiento con esta característica, confiriendo una elevada resistencia a los golpes y a la abrasión, vital para evitar su deterioro durante el manejo, transporte, almacenamiento y montaje.


Versatilidad

De los múltiples ejemplos que se pueden contemplar del empleo del acero galvanizado en sectores como la industria, la construcción, las infraestructuras y los transportes, etc., se desprende la importancia de las cualidades del material utilizado en tan variadas aplicaciones. El acero por sí mismo, como material versátil, conforma elementos muy diversos aportando sus características de resistencia, facilidad de conformación y bajo costo.

La galvanización en caliente es un proceso industrial sencillo y controlado, que permite obtener recubrimientos de zinc de calidad y espesor regulados sobre prácticamente cualquier artículo o pieza de hierro o acero.  Los recubrimientos galvanizados en caliente son uno de los pocos sistemas de protección del acero que están especificados por la norma nacional NCh3346 e internacionales ASTM A123 – ISO1461

Los diferentes elementos que constituyen una construcción galvanizada pueden ensamblarse fácilmente mediante pernos o por soldadura. Los procedimientos de soldadura que se utilizan normalmente para el acero sin galvanizar son igualmente aplicables al acero galvanizado: soldadura eléctrica por arco, soldadura con soplete, soldadura por resistencia, etc. La única precaución a tener en cuenta es adecuar la técnica operatoria y los parámetros de soldeo a las condiciones particulares del material galvanizado.  Las zonas del recubrimiento afectadas por efecto del calor de la soldadura se pueden restaurar fácilmente mediante metalización con zinc o pintura rica en zinc de acuerdo a las normas  NCh3347  y/o ASTM A780.


 

Costo

El costo inicial de la galvanización que en muchas aplicaciones es inferior al de los otros posibles recubrimientos alternativos, unido a su elevada durabilidad, da como resultado que este procedimiento sea el más económico de todos los conocidos para la protección a largo plazo de las estructuras fabricadas con acero.

Los procedimientos alternativos de protección y especialmente la pintura, son intensivos en mano de obra, mientras que la galvanización es un proceso industrial que ha sido perfeccionado a lo largo de los años y que, en la actualidad, tiene un elevado grado de mecanización y control, lo que posibilita el tratamiento simultáneo de muchas piezas en una misma carga, reducción de plazos de entrega y con la consiguiente reducción de costos unitarios.

Recent Posts

Start typing and press Enter to search