junio 01 2021 0Comment

6 razones para galvanizar

1. Amigable con el medio ambiente

  1. El galvanizado representa el uso eficiente del zinc para proteger el acero durante largos períodos, lo que significa un ahorro de recursos con un impacto mínimo en el medio ambiente.
  2. El zinc es un elemento natural responsable de la resistencia a la corrosión, es esencial para los seres humanos, animales y plantas.
  3. Alrededor del 30% (tres millones de toneladas) del consumo mundial de zinc proviene de fuentes recicladas.
  4. La galvanización reduce la emisión de compuestos orgánicos volátiles en la atmósfera.
  5. El galvanizado reduce la frecuencia de mantenimientos con pinturas, lo que representa una disminución de los residuos generados en la aplicación y limpieza.

Además este mineral, el zinc, que constituye la envoltura externa del material y, por lo tanto, el que está contacto con el medio ambiente, es un elemento natural esencial para la vida de microorganismos, plantas, animales y personas.
En el caso particular de las personas, son mucho más frecuentes los casos de deficiencia en zinc que el riesgo de sobreexposición a este metal o sus compuestos.

Dado el interés creciente en todos los ámbitos por la sostenibilidad de los materiales, no debe pasarse por alto la reciclabilidad bien establecida de los metales que componen los productos galvanizados, como son el acero y el zinc; la recuperación y reutilización de estos metales ha estado practicándose desde hace muchos años.

2. Economía y mantenimiento cero

La inversión inicial de la galvanización unido a la elevada duración de los recubrimientos galvanizados, dan como resultado que este procedimiento sea el más económico de todos los conocidos para la protección a largo plazo de todo tipo de estructuras de acero.

Los procedimientos alternativos de protección y especialmente la pintura, son intensivos en manos de obra, mientras que la galvanización es un proceso industrial que ha sido perfeccionado a lo largo de los años y que, en la actualidad, tiene un elevado nivel de mecanización y control, lo que posibilita el tratamiento simultáneo de muchas piezas en una misma carga, reducción de plazos de entrega y por ende la reducción de costos unitarios.

Así mismo, la elevada duración de la protección proporcionada por los recubrimientos galvanizados, que supera frecuentemente la vida en servicio prevista para las estructuras de acero, hacen necesario en la mayoría de los casos su mantenimiento. No obstante, si en alguna ocasión fuera preciso prolongar más la duración de la protección de un material galvanizado, esto puede realizarse fácilmente y a bajo costo mediante pintado, ya que estos recubrimientos pueden reacondicionarse sin necesidad de costosos tratamientos de preparación superficial.

La galvanización ofrece beneficios incomparables en el costo de vida útil de las estructuras y los componentes de acero, y demuestra también ser competitiva en términos de la inversión inicial. El valor real de la protección contra la corrosión en la estructura de acero considera dos puntos importantes: el costo inicial por protección y el costo en la vida útil, el cual incluye el gasto por mantenimiento. Lo que se traduce en el valor de la protección contra la corrosión durante toda su vida de servicio.

TIP 1
El costo directo de mantenimiento de estructuras en instalaciones portuarias de una compañía minera ascendió a US$ 18.400.000 en periodo de 11 años.

TIP 2
En el mundo se pierden 70 millones de toneladas de acero al año (9 toneladas cada 4 seg).

TIP 3
La corrosión le costará al mundo US$ 2.2 trillones anualmente.

3. Factibilidad de soldadura

Los diferentes elementos que constituyen una construcción galvanizada pueden unirse fácilmente mediante los mismo procediemintos de soldadura que se utilizan normalmente en el acero negro, como la soldadura eléctrica por arco (manual o automática), la soldadura por resistencia, la soldadura por inducción, etc. La única precaución a tener en cuenta es adecuar la técnica operatoria y los parámetros de soldeo a las condiciones particulares del material galvanizado según el código de soldadura AWS D19.0. Las zonas de recubrimiento quemadas por efecto del calor de la soldadura se pueden restaurar fácilmente mediante la metalización o la aplicación de pintura rica en zinc, utilizando procedimientos estandarizados en las normas NCh3347 – ASTM A780.

La utilización de estructuras galvanizadas en edificación tanto si son soldadas o empernadas, permite disminuir sensiblemente el tiempo de construcción, ya que al no ser necesario pintar ni realizar en obra ningún otro tipo de tratamiento de protección de estas estructuras, se pueden poner en servicio inmediatamente.

TIP 1
Se puede construir con perfilería previamente galvanizada, se recomienda restaurar la protección en los puntos de soldaje, corte y perforación.

4. Durabilidad extendida

Cada vez más expertos refuerzan el galvanizado con recubrimientos especiales tipo pintura, bien sea para conferir una protección elevada al material o cumplir requerimientos industriales y/o decorativos; esta unión (galvanizado+pintura) se conoce como sistema dúplex. La marca de los sistemas dúplex que cuenta con el respaldo de bbosch la llamamos Galvaplex.

El diseño del sistema de protección Galvaplex considera las necesidades particulares de cada proyecto y dependerá de características como: ubicación geográfica, los ambientes corrosivos a los que va a estar sometida la estructura, y especialmente, de la relación costo-beneficio que se espere del proyecto inherente a las variables mencionadas, algunas de las ventajas de utilizar el sistema dúplex son:

  1. Mayor resistencia de la corrosión: que se traduce en una mayor vida útil de la estructura.
  2. Efecto sinérgico: La duración que proporcionan estos sistemas es normalmente mucho más prolongada que la que podría calcularse por la suma de las duraciones previsibles de cada sistema individual por separado (1,5 a 2,5 veces). Por ejemplo si la duración proyectada de una pieza galvanizada es de 40 años y la de la pintura es de 10 años, el sistema combinado debe durar por lo menos 75 años.
  3. Sistemas económicos: al reducir los costos de mantenimiento se alarga el ciclo de vida útil de la estructura y por ende los costos asociados al mantenimiento.
  4. Repintando fácil: cuando sea necesario realizar el mantenimiento del recubrimeintom por pérdida de color o brillo debido a los agentes atmosféricos, la superficie expuesta puede ser repintada con mínima preparación.
  5. Estética y seguridad industrial: el sistema dúplex permite adaptar las estructuras galvanizadas a la normativa y exigencia de color de cada industria. Cuando se requiere que el galvanizado no quede con su aspecto gris metálico y se necesario darle color.

PROTECCIÓN CONTRA EL FUEGO EN ESTRUCTURAS DE ACERO GALVANIZADO

El acero se utiliza ampliamente en la construcción de edificios y dependiendo de la utilización, cantidad
de personas, número de pisos, entre otras, se tendrá se establece una protección contra incendios
determinado por la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones Minvu (OGUC). Dentro de las medidas, se encuentran los recubrimientos de pinturas intumescentes que consisten en recubrimientos activos que frente a un incendio generan una espuma aislante térmica que retarda el calentamiento de la estructura de acero, permitiendo la evacuación de las personas.

El requerimiento de contar con protección contra incendios y protección contra la corrosión de una
misma estructura genera la necesidad de estudiar la compatibilidad de recubrimientos anticorrosivos cubiertos de pinturas intumescentes para ello se realizaron pruebas de adherencia en un laboratorio certificado a diferentes condiciones de acero galvanizado, con la aplicación de una pintura intumescente presente en ele registro de productos de la OGUC (Informe IDIEM ZC-UIN Nº 206.512).

5. Mayor vida útil

Más de cien años de experiencia en la utilización del acero galvanizado en todo el mundo ha permitido conocer con bastante exactitud la durabilidad de la protección que proporcionan los recubrimientos galvanizados en caliente. Así, por ejemplo, un recubrimiento galvanizados de espesor medio (85 micras) puede proteger piezas y materiales férreos sin necesidad de mantenimiento durante más de 100 años en atmósferas rurales (C2,C3), entre 20 y 40 años en ambiente urbanos o costeros de baja salinidad (C4), y entre 10 y 20 años en ambientes industriales o costeros de salinidad alta (C59).

Los recubrimientos galvanizados protegen al acero de dos maneras distintas: constituyendo una barrera que se desgasta a una velocidad de 10 a 30 veces inferior a la del acero y proporcionando una protección catódica a las pequeñas zonas que puedan quedar desnudas, como bordes de corte, perforaciones, arañazos, entre otro. Sacrificándose e impidiendo por tanto que en estas mismas zonas desnudas se forme óxido de hierro, principal causante del fallo de la pinturas (el óxido de hierro es el más voluminoso que el hierro, causando el desprendimiento de la pintura y, por tanto, acelerando su oxidación, cosa que no sucede con el recubrimiento por zinc).

TIP 1
A diferencia de la pintura, en el proceso del galvanizado la totalidad de la superficie queda recubierta, tanto interior como exteriormente. Igualmente ocurre con las rendijas estrechas, los rincones y las partes ocultas de las piezas, que no qiedan bien protegidas por otros tipos de recubrimientos.

TIP 2
El proceso de galvanizado un recubrimiento de zinc que está unido metalúrgicamente al acero de base a través de una serie de capas de aleaciones zinc-hierro. No existe ningún otro recubrimiento con esta característica, confiriendo una elevada resistencia a los golpes y a la abrasión, vital para evitar su deterioro durante el manejo, transporte.

6. Versatilidad

De los múltiples ejemplos que se pueden contemplar del empleo del acero galvanizado en sectores como la industria, la construcción, las infraestructuras y los transportes, etc., se desprende la importancia de las cualidades del material utilizado en tan variadas aplicaciones. El acero por sí mismo, como material versátil, conforma elementos muy diversos aportando sus características de resistencia, facilidad de conformación y bajo costo.

La galvanización en caliente es un proceso industrial sencillo y controlado, que permite obtener recubrimientos de zinc de calidad y espesor regulados sobre prácticamente cualquier artículo o pieza de hierro o acero. Los recubrimientos galvanizados en caliente son uno de los pocos sistemas de protección del acero que están especificados por la norma nacional NCh3346 e internacionales ASTM A123 – ISO1261.

Los diferentes elementos que constituyen una construcción galvanizada pueden ensamblarse fácilmente mediante pernos o por soldadura. Los procedimientos de soldadura que se utilizan normalmente para el acero sin galvanizar son igualmente aplicables al acero galvanizado: soldadura eléctrica por arco, soldadura con soplete, soldadura por resistencia,etc. La única precaución a tener en cuenta es adecuar la técnica operatoria y los parámetros de soldeo a las condiciones particulares del material galvanizado.
Las zonas del recubrimiento afectadas por efecto del calor de la soldadura se pueden restaurar fácilmente mediante metalización con zinc o pintura rica en zinc de acuerdo a las normas NCh4447 y/o ASTM A780.