Luz en el desierto

Por encargo de la empresa de servicios de ingeniería Alumini, BBosch movilizó al área de Estructuras hacia una zona que ya conoce bien como es la del árido desierto atacameño del norte chileno. La tarea, esta vez, consistía en levantar una línea de transmisión eléctrica en el contexto de un proyecto minero que avanza en la dirección correcta: la diversificación de fuentes renovables de generación de energía.

Ubicada en la zona portuaria industrial de Mejillones, desde principios de 2017 la central termoeléctrica a gas Kelar abastece de energía la creciente demanda de la compañía Minera Escondida, pudiendo alcanzar una potencia neta máxima de 517 MW.

Con una inversión total cercana a los 600 millones de dólares, el proyecto Kelar-SitraMEL requería asegurar la interconexión de la nueva central al Sistema Interconectado del Norte Grande (SING). Para ello, la matriz australiana de la minera, BHP Billiton, debió llevar adelante el proyecto SitraMEL (Sistema de Transmisión de Minera Escondida), que consistía en construir la actual subestación eléctrica Kapatur y 70 kilómetros de línea de transmisión a 220 kV hasta la subestación O’Higgins, perteneciente a la misma minera.

BBosch fue encargada de suministrar y montar las estructuras de acero asociadas a las obras, lo que demandó un total de 2.100 toneladas de acero. Finalmente, Kelar-SitraMEL inició sus operaciones durante el primer semestre de 2017.